Resumen de reserva

Total: -€
Las 10 reglas de las vacaciones de Semana Santa perfectas

Los periodos largos para vacacionar son la oportunidad perfecta para vivir experiencias que queden para la posteridad, planificar cada detalle, aprovechar al máximo las ofertas que ofrece el destino y sobretodo desconectarse de la agobiante rutina que termina siendo la causa de cansancio, los asuetos fueron creados para oxigenar y recargar energías.

 

Así sucede con la Semana Santa, una grandiosa época del año no solo para celebrar la fe y creencias, sino además para aprovechar durante toda su duración de esos planes que parecían tan lejanos y para los que se necesitaban un poco más de un par de días. Es toda una semana que es más que suficiente para optar por un plan mucho más estructurado y es por eso que el alquiler de un apartamento o casa es la decisión correcta. Estas son algunas de las reglas que no se pueden romper en este periodo.

 

  1. Atreverse a romper la rutina: Suele suceder que cuando la palabra Vacaciones se cruza por la mente, por lo general siempre se tiene el mismo plan, pues el tiempo es medido, pero en el caso de la Semana Santa, es recomendable romper ese patrón y atreverse a planes mucho más arriesgados, diferentes y desconocidos.

 

  1. Tomar en cuenta el entorno: A la hora de escoger el hospedaje, para periodos como Semana Santa es recomendable optar más por un apartamento o piso, que por un hotel, pues en función al entorno del mismo se puede disfrutar mucho más la experiencia.

 

  1. Un apartamento es más rentable: Debido a la duración de este periodo de vacaciones, se tiende a invertir más dinero en los destinos turísticos, gastos básicos y transporte, es por eso que una manera de ahorrar dinero es escogiendo un apartamento o piso, que suelen ser más accesibles que optar por siete días de hotel con gastos innecesarios.

 

  1. La comodidad ante todo: Para hacer de la semana santa algo más divertido y cómodo, es mejor escoger una habitación o piso, que preferir un hotel, pues en el hotel se deberán seguir reglas, mientras que en el piso habrá mucha más comodidad y privacidad.

 

  1. Investigar el contexto religioso: Debido a que es una época donde se celebra la fe, resulta muy interesante investigar el contexto histórico de la localidad, con la finalidad de conocer la historia y cultura para hacer de la visita mucho más interesante incluyendo historia de los templos, tradiciones y momentos históricos que hayan marcado a los pobladores.

 

  1. Hacer registro: Si es un destino desconocido, lo ideal es hacer la mayor cantidad de registro posible, aprovechar aplicaciones de fotografía, investigar la ubicación de destinos naturales y visitar las opciones gastronómicas de la región, todo esto con un registro web que en el futuro permita revivir la experiencia una y otra vez.

 

  1. Probar la comida típica: Así como la religión puede contar la evolución de un pueblo, la gastronomía también tiene la virtud de contar a través de sus sabores, la identidad de los pueblos, su evolución, e incluso sus creencias, pues en Semana Santa, cada religión se rige por platos que solo se pueden consumir en esta época.

 

  1. Descansar lo suficiente: Para que cada día rinda al máximo, es muy necesario poder contar con un buen descanso, es por eso que escoger un piso o apartamento con muebles cómodos, ergonómicos y en buen estado, es algo clave. Pues debido a la duración de estas vacaciones, si no se cuenta con buen descanso, se puede terminar lamentando la visita.

 

  1. Usar ropa cómoda: Debido a que la jornada de Semana Santa es larga, se debe prever que se pasará mucho tiempo caminando, conociendo y descubriendo el ritmo del destino, es por eso que se recomienda no solo ropa que se adapte al clima sino que además el calzado sea amigable a las condiciones de los suelos y climas. Aunque cada quien tenga su estilo a la hora de vestir es importante adaptarse.

 

  1. Disfrutar: Las vacaciones son para no pensar en trabajo y responsabilidad, es una época para disfrutar de un apartamento cómodo, destinos divertidos cercanos, conocer la cultura y vivir momentos que sumen a la calidad de vida. Se debe aprovechar cada segundo.